12 abr. 2010

Vida sencilla.

Lo veo nítidamente, sentado en la silla de la cabecera de la mesa, pasando página tras página del diario una vez leídas. Se lleva el dedo a la boca cada tanto para humedecerlo y seguir con su tarea. En determinado momento, levanta la cabeza, me mira con una sonrisa y vuelve a mirar el diario. Sus ojos brillan tras los anteojos de carey.
Me acerco a él, con el sopor del domingo al mediodía aún en mi rostro, con la intención de saludarlo, pero de repente una ráfaga lo vuelve todo polvo. El diario, la mesa, la silla y a él. Todo desaparece como en un torbellino.
Despierto en mi cama, empapado en sudor, sin entender muy bien lo que está pasando. Pasan varios segundos hasta que caigo en la cuenta de que fue un sueño. Sí, es domingo, pero él ya no está allí. Ya no volverá a estar allí.
Me siento en mi cama y caigo en la cuenta de que no es un domingo cualquiera: ya es Pascua. Parece mentira lo rápido que pasó el tiempo... Esta es la primera vez que lo pasamos sin él, y se siente raro. Lo extraño mucho, extraño abrazarlo cuando llega y que él me pregunte cosas del fútbol, creyendo que a mi me gusta; extraño verlo sentado en la cocina de mi casa, leyendo el diario de los domingos con paciencia, imperturbable. Extraño despedirme de el cuando cae la tarde, y decirle que se cuide, y él me responda "¿Más todavía?". Extraño cuando se reía mucho, hasta que una lágrima se le escapaba, y se levantaba los anteojos para limpiarse. Extraño que me cuente cosas de cuando él era joven, que venga a almorzar los domingos, que llame y deje esos mensajes tan suyos en el contestador de casa cuando nadie atiende, que llame al terminar cada partido de Racing para comentarlo con nosotros... Extraño cada pequeña cosa que lo hacía una persona única y hermosa, y lamento no haber podido pasar más tiempo con él. Pero ahora que pienso en él, me doy cuenta de que pasé y extraño mas cosas de el de las que era consciente hasta hace unos días. Se siente bien, a la vez que mal... Es algo extraño. A pesar de que lo echo de menos, sé que ahora está en un mejor lugar. Y sé que si ahora pudiese decirle que se cuidara, me contestaría lo mismo: Más todavía?

----------------------------------

No, no me morí. Estuve sin internet desde el viernes, y fue ciertamente aburrido. Aproveché el fin de semana para ponerme al día con Full Metal Alchemist: Brotherhood. El sábado me levanté temprano porque se suponía que iríamos a señar el salón para la fiesta de egresados, pero... oh sorpresa! Sólo fuimos tres personas. Para colmo de males, en algún momento de esa mañana perdí $50, lo que aumentó mi ira. Mañana voy a descargarme mandando al 60% de mi curso al garete.
Como a las 15 había reunión del Fandom, me quede por ahí dando vueltas con mis dos amigas. Cuando se fueron, como a las 13, me fui al shopping a comer (tenía mucha hambre) y de ahí caminé para la plaza España, donde era el encuentro. Me quedé leyendo como dos horas hasta que apareció Waru. Hablamos blableadas, más tarde llegaron Koni, Gastón, Luh, Nashi, etc. Al rato me fui porque tenía taller literario en Polo Norte. Fui caminando hasta allá (son como 50 cuadras) y luego me tomé el colectivo a casa y asdf ya no tengo ganas de escribir.

El fin de semana largo (hoy lunes no tuve clases) lo pase viendo FMA, dibujando, escribiendo y leyendo Amasando Ja-pan, el manga que me presto Waru. Es muy rlz xD

1 comentario:

  1. Te amo tanto perfecto. Te necesito, quiero verte. Te extraño, hasta ya no me das bola. No me hablas, te cortas, te.. si ya sé, no tenes de que hablar. Pero me hacen falta nuestras charlas largas. Te amo taaaaanto mi amor; nunca me faltes. Me haces MUY felíz amigo. ♥

    ResponderEliminar

A continuación podés dejar un comentario sobre la entrada, y también puedes exponer tus quejas, comentarios y/o dudas.