18 jul. 2009

Ballena.

Abrí los ojos, aturdido. Alrededor mío había personas altas y pequeñas, ataviadas con extrañas vestiduras y hablando extraños lenguajes. Su imagen se veía extraña, como si estuviese distorsionada y teñida de un tono cerúleo. No comprendía ninguna palabra de lo que decían. Intenté levantarme, pero descubrí que por alguna razón mis piernas y brazos no respondían. Abrí la boca e intenté pedir ayuda, pero lo único que salió de mi boca fue un sonido ahogado y una hilera de burbujas llenas de aire. La gente lanzó exclamaciones de asombro, y se miraban los unos a los otros. Me sentía mal, esa gente me hacía sentir mal. Haciendo un esfuerzo, consegui propulsarme y moverme un poco por el lugar donde estaba. Traté de acercarme a la gente, pero entonces me choqué contra una superficie dura. Estaba detras de un vidrio. En un vidrio lleno de agua. Eso se llamaba... se llamaba... no podía recordar el nombre.
Descubrí que de hecho, sí tenia manos, pero estas eran muy pequeñas y alargadas. Me sentía muy extraño, pesado, más grande de lo que en realidad soy. El vidrio con agua donde me encontraba era muy amplio, más amplio que ningun lugar donde hubiese estado. Debajo, unas pequeñas personas con ropajes dorados y manos pequeñas como las mías caminaba por el lugar, todas juntas y con expresion solemne. Me acerqué a ellas, y descubrí que tenía hambre, y que esas personas se veían apetitosas. Abrí mi boca (la cual era más grande de lo que recordaba) y con una inmensa bocanada me los trague a todos, o a su mayoría. Los sentía moverse dentro de mi amplia boca, intentando salir, pero sin éxito. Ahora me sentía un poco mejor.
Lentamente los recuerdos volvieron a mí. Ya no era un hombre, era un nuevo ser. El hombre que había sido había muerto, y ahora había reencarnado, tal como mi Dios lo había prometido. Mis creencias no eran falsas, y moría por decirselo al mundo. El problema era que de mi boca, lo único que salía eran lamentos, y no podía demostrar que el hinduismo era real. En fin, ¿qué importaba eso ahora? Usando mis manos chatas, me movi un rato mas por mi gran jaula y luego me quedé quieto, descansando. Sabía que al despertar volvería a olvidar, y esta vez olvidaría mas cosas. Y al día siguiente olvidaría el doble. Y finalmente, un día despertaría sin recuerdos de ninguna clase. Ya no quedaría un ápice de humanidad en mí.

---------------

Bueno, así es como abro este nuevo blog. La idea es publicar cada día una obra literaria distinta, y seguir así por, al menos, 365 días. Habrá poemas, habrá canciones, habrá cuentos, habrá microrrelatos, habrá capitulos sueltos, habrá de todo. La idea es intentar obligarme con un poco de responsabilidad a cada día hacer uso de la inventiva y la improvisación para dar un poco mas de vida a este blog.
El nombre, "Boo'ya Moon" (ignoren el "the" de la URL, algún estúpido me robó el nombre), proviene de "La Historia de Lisey", una maravillosa novela de Stephen King. Boo'ya Moon es un mundo donde nos lleva la imaginación, donde se encuentra el lago adonde todos acudimos a beber, a nadar, e incluso algunos osados, a pescar.
De ese mismo lago pesqué al cetáceo de este cuento. A decir verdad, fue una presa fácil, y no muy extraordinaria. Me recuerda mucho al cuento "Axolotl", de Cortázar. En realidad, lo que busco expresar con este microcuento es el poder de la creencia. Soy de los que afirman que si crees fervientemente en algo, ese algo entonces existirá. Creo que la gente que cree en la reencarnación con fervor, termina reencarnando, como ocurre con el personaje de esta historia. También creo que los que creen en el paraíso cristiano, entonces irán a él. Que los que creen que la muerte es el fin, entonces el fin será. Creo que ninguna religión es falsa. Asi que bien, espero que hayan disfrutado de esta pequeña tontería que escribí en... dejenme ver... 20 minutos xD.

Ah, si. El cuento esta dedicado a la mamá de un querido amigo mío. Esperemos que la señora en cuestión aún respire.

Tom (:

4 comentarios:

  1. JAJAJAJA, TE ADORO xDD. Larga vida a Doña Ballena =A.
    En fin, sí, a mí también me recordó a Axolotl (además de a otra persona ya mencionada, claro). Qué bien que es cortito, porque no tenía ganas de leer mucho, ajaja xD. Espero que subas el de Lanna y el que me escribiste por mi cumple, me gustaron mucho esos ^^.
    Y pss, ya te lo dije, el logo es LO MEJOR. Y estoy en él, me siento privilegiada =A.

    Aaaaanyway, espero poder leer algo nuevo y cool todos los días; voy a presionarte para que cumplas tu promesa :K . Nuevamente: te adoro. C'ya :D!

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, me fascinan tus cuentos Tom, sabelo. Nada más que decir que me recordo un poco a Gregorio de La Metamorfosis. Bueno, eso Tom. Suerte.

    Te agrego por reverses
    reviso mis ff's todos los días (?)

    ResponderEliminar
  3. Me gustó el cuento :) Peola como lo describiste todo. ¿En quién te habrás inspirado? =A

    De todas formas me recuerda un poco a la Metamorfósis y a Axolotl, pero variaste de bicho y no es precisamente igual xD.

    Seguí así, Tom. En la p*ta vida me habría hecho una promesa como la que te hiciste, chabón :P Hace 10 años que estoy escribiendo lo mismo xDDDD

    Waaaah, espero leer tus próximas producciones =) Nos vemos, Toms. Saludos.

    Luchazo (?

    ResponderEliminar
  4. Me encantó el blog y el cuento. Ojalá cumplas tu auto-compromiso y publiques cosas así bien seguido, porque tenés talento, por lo menos para mí.

    El relato me recordó al que yo hice para aquel certamen literario del cole, ¿te acordás? Que también era sobre la reencarnación. Pero el mío era bastante más cursi y vueltero. xD

    En este caso, la brevedad ruleó. Va de perlas con este mundo cybernético en el que la demanda de instantaneidad es aterradora.

    Mucha "mierda" (en términos teatrales) para tu nueva pieza!

    ResponderEliminar

A continuación podés dejar un comentario sobre la entrada, y también puedes exponer tus quejas, comentarios y/o dudas.